¿A dónde va la industria automotriz?

Industria Automotriz: decir que el mundo de los coches son solo cuatro ruedas sería muy reductor.

Hoy en día, este sector es el más afectado por la Industria 4.0, es decir, la introducción en las fábricas de procesos automatizados y robots capaces de formar parte de los componentes que necesita el gran sector de transporte, que además de representar un desafío abre nuevas perspectivas para el trabajo y la experimentación.

 

Este sector, solo en España se destaca por las siguientes razones:

  • España es el 2º mayor fabricante de automóviles de Europa y el 12º a nivel mundial
  • España es el 1er fabricante europeo de vehículos industriales
  • Las primeras marcas de automoción están establecidas en España
  • Hay 17 plantas de fabricación instaladas en España, pertenecientes a 10 empresas fabricantes diferentes
  • El 89% de los vehículos fabricados en España se exportan a más de 130 países
  • 5 Millones de vehículos se transportan cada año por España
  • El peso de este sector (incluyendo la industria de los componentes) dentro de la economía española, representa más del 6% del PIB
  • La mayoría de las plantas de producción de turismos en España se han especializado en vehículos de gama media o pequeños, siendo España uno de los líderes europeos en este segmento tan competitivo

Por lo tanto, es un universo que no es propiedad exclusiva de los ingenieros. Los gigantes de los automóviles, desde Seat hasta BMW que pasan por Toyota o Tata Motors necesitan buenos gerentes, especialmente en el campo de los recursos humanos, dado el número de empleados de cada compañía.

Uno de los aspectos menos conocidos de la industria automotriz es, de hecho, lo que existe antes y después de la fase de producción de un automóvil. Para ello debemos familiarizarnos con los términos:

  • Aftermarket, que es todo el sector de las piezas de repuesto y del servicio de asistencia al conductor;
  • Proveedores, es decir, compañías que suministran ciertas piezas, componentes o servicios (por ejemplo, sistemas antirrobo, componentes digitales, el motor, frenos, ejes, asientos, etc.);
  • Concesionario de automóviles, por lo tanto, el universo de venta de automóviles.

Trabajar en el sector automotriz, por lo tanto, no termina con la manufactura, sino que también involucra sectores colaterales que requieren continuamente personal e innovación. Bosch, por ejemplo, está digitalizando todo su mercado secundario, mientras que muchos fabricantes de automóviles están experimentando con sistemas de pruebas virtuales para ahorrar dinero en las pruebas realizadas por personas reales, y luego trabajan en estrecha colaboración con los modeladores y programadores 3D.

A menudo nos olvidamos de las multinacionales y los gigantes de los componentes de automoción, que prosperan buscando ingenieros pero también expertos en marketing y comunicación con excelentes perspectivas profesionales y experiencia laboral también en el campo de los motores eléctricos o vehículos pesados ​​(Meritor y Lohr solo para mencionar los más conocidos).

 

Teniendo en cuenta estas premisas, cuando hablamos de la industria automotriz de hoy también hablamos de:

  • Conducción autónoma, por lo tanto, los mecanismos que permiten que un automóvil conduzca solo y sea operado con sistemas híbridos;
  • La movilidad electrónica, o las soluciones para reemplazar los combustibles fósiles con fuentes de energía verde o menos contaminantes para mover los vehículos (por ejemplo, Tesla es el caso clásico de una marca automotriz revolucionaria, porque los autos se cargan eléctricamente);
  • Sharing mobility, es decir, una nueva forma de experimentar el automóvil compartiéndolo y en la que los fabricantes de automóviles han estado trabajando durante años para competir con las nuevas empresas de car-sharing;
  • Modelado 3D y realidad virtual para diseño automotriz;
  • Unidades de prueba virtuales, que es la creación de software para simular pruebas y accidentes;
  • Mantenimiento predictivo, que es todo el mundo matemático y los grandes datos que permiten establecer cuándo un componente o toda una red de transporte está a punto de tener un problema, de modo que pueda intervenir en el tiempo.

 

Las figuras buscadas y dónde estudiar

Las figuras buscadas por la industria automotriz van desde el ingeniero de automatización de procesos hasta el científico de datos y el gerente de comunicaciones. Por el momento las figuras que intentamos interceptar son:

 

  • Mecatrónica digital y, en general, perfiles con un diploma técnico (si estudias una salida en robótica, las posibilidades de ser contratados son muy altas) o un título en ingeniería mecánica y automatización de procesos capaces de digitalizar ambas manufacturas, a través de Industra. 4.0: tanto la administración de la cadena de suministro automotriz;
  • Experto en Industria 4.0, un perfil que en realidad consta de más habilidades transversales;
  • Gerente digital automotriz, muy solicitado por los concesionarios y, por lo tanto, por el sector de posventa y quien administra la vida digital de los automóviles y sus componentes: pone sus manos en los registros en línea pero también se comunica con los clientes y proveedores;
  • Car influencer, el nuevo vendedor de autos, pero en la versión de youtube. Es la figura que promueve en los canales sociales, en nombre de una marca, un modelo o un servicio automotriz probándolos en primera persona (Aquí es necesaria una preparación en el campo de la comunicación, el video, el marketing y el campo digital,  o los cursos de grado más clásicos en comunicación);
  • Diseñadores y modeladores 3D, es decir, los perfiles que saben cómo combinar la creatividad, las habilidades de diseño técnico y el conocimiento de los sistemas de modelado virtual más innovadores, incluido VR.

¿Te interesa trabajar en la industria automotriz? Entra en tutored y encuentra ofertas de trabajo en línea con tu perfil académico y profesional.