Cómo estudiar bien, aprobar exámenes y tener una vida social.

Cómo estudiar bien y al mismo tiempo tener una vida social: parece imposible, en cambio es posible

¡y cómo estudiar! ¡Al seguir estas simples reglas, sin duda podrás disfrutar de la universidad sin quedarte atrasado con el estudio!

Cómo estudiar bien: una estrategia ganadora

Una organización efectiva es el primer paso de esta guía sobre cómo estudiar bien y mantener una vida activa.

Muchas facultades proponen exámenes opcionales que se pueden tomar. Cuando completes el plan de estudios, apégate a lo que te guste, pero también trata de organizarte lo mejor posible: evita encontrar un semestre solo con exámenes muy simples y el siguiente solo con exámenes de 12 créditos. Toma decisiones equilibradas, para que siempre tengas mucho estudio sostenible.

Sigue las clases

Parece una tontería, una recomendación paterna, pero te aseguro que no es así. Seguir las lecciones es un paso fundamental en la guía sobre cómo estudiar bien y no perder el tiempo. No solo porque escuchar y tomar notas facilitará el proceso del estudio, sino porque comprenderás en qué se está enfocando el profesor. Cuando estudies el libro de texto, sabrás cómo reconocer los temas fundamentales de aquellos que son menos importantes para el examen. Básicamente, ir a clase es un poco como anticipar las preguntas del profesor.

cómo estudiar

cómo estudiar

Cómo estudiar bien: ¡el método de estudio efectivo!

El método de estudio no se trata solo del acercamiento al libro de texto, sino que comienza a partir de los apuntes. Algunos prefieren llevarlos con pluma, otros con la PC. Si eres un tipo de persona particularmente ordenada, seguramente la segunda opción será la que más te convenga. Tomar notas en la PC también le permite escribir mucho más rápido y no tener que preguntarle a tu vecino “¿Perdón, qué dijo?” o “¿me dejas revisar un momento?”

Pero en la mitad del curso, más o menos, tendrás que empezar a estudiar de verdad. Trata de entender qué método te es más fácil para aprender. Algunos prefieren esquematizar, otros en cambio leen el libro y al mismo tiempo redactan notas en la PC, para estudiarlas más adelante. Hay quienes, en cambio, leen el manual tantas veces hasta que lo saben casi de memoria. En resumen, los métodos son diferentes.

¡Pero intenta adaptar el método a la materia! Si eres más discursivo, será un movimiento inteligente crear enlaces usando palabras clave. Si, por el contrario, es un examen más mnemotécnico, utiliza estrategias para estudiar incluso cuando no estás estudiando. ¿Tienes un examen de idiomas y necesitas aprender varias palabras? Adjunta notas post-it a lugares como el espejo del baño, la puerta del armario o el cajón de la ropa blanca. Repasarás sin darte cuenta y por lo tanto sin esfuerzo.

¡Establece metas!

Perfecto, ahora que tienes todo organizado, también debes animarte a seguir el calendario y continuar diligentemente para lograrlo. Entonces, ¿cómo lo haces? ¡Recompensáte! “Si he estudiado todo el tiempo lo que me impongo a mí mismo, este viernes voy a bailar”, o “si puedo terminar este libro para este día, voy a comer sushi”. ¡Haz que tu vida académica se cruce con los placeres de tu vida de joven estudiante!